El ultimatum de Bourne, el cierre de una trilogía
0 votos

El ultimatum de Bourne, el cierre de una trilogía

Uno de los personajes de acción más famosos del cine, sin duda, es Jason Bourne. Famoso por El caso Bourne (Identidad desconocida, 2002), cuya saga continuó en El mito de Bourne (La supremacía de Bourne, 2004), y finalmente se cierra esta temporada con El ultimatum de Bourne.

Sobre esta última, estrenada el 14 de agosto en España, vamos a hablar, y sobre el cierre de una trilogía, basada en las tres novelas de Robert Ludlum.

El ultimatum de Bourne cuenta el final de la saga de Jason Bourne, un ex agente de la CIA que pierde la memoria en la primera película, y pasa las tres películas intentando saber quién es, quién fue y por qué es como es. En el medio se ve involucrado en la red de espionaje de Estados Unidos, y en diversas campañas y operaciones secretas.

El director es, Paul Greengrass, el mismo que La supremacía de Bourne. Al igual que en la segunda entrega de la saga, en esta demuestra que es un muy buen director de acción. Si bien hay algunas persecuciones que duran demasiado.

Los primeros planos a la hora de mostrar los diálogos de los personajes (Bourne casi no habla), nos dan calma y paz en medio de las persecuciones frenéticas.

El encargado de interpretar a Jason Bourne es Matt Damon, a quien vemos en una excelente actuación de acción, durante las luchas y persecuciones (¡hasta se las ingenió para luchar con un libro como arma!). Y también logra darle credibilidad al personaje de piedra y casi robótico de Bourne, que en esta última entrega de la saga vemos que tiene sentimientos, y que no es quien le dicen que es: un asesino de sangre helada. Damon logra que nos encariñemos con el personaje, que sea querible.

Se puede decir que la verdadera identidad de Jason Bourne, lo que busca a lo largo de tres películas, es un MacGuffin, pero es lo que nos permite disfrutar de una interminable persecución en la que vemos excelentes luchas, muy buenos efectos especiales, y acción para tirar al techo. La maestría de Paul Greengrass para lograr que no nos demos cuenta que no pasa nada, mientras corremos con Bourne de Francia a Inglaterra, a Marruecos, a España, y a Nueva York.

Quienes hayan disfrutado de las dos anteriores aventuras de Bourne, no tienen que perderse de la conclusión de la saga, que finalmente podemos ver que Hollywood sabe como terminar una trilogía. Esperemos que no quieran retomar al personaje, ya que no hay mucho más que decir. El cierre es redondo.

Deja tu comentario

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

1 Comentario